top of page

Hay un alivio en las sanciones. ¿Cuál es el efecto en el dólar y la inflación?

El mayor ingreso por las ventas de petróleo permitirá que el gobierno inyecte dinero con menor impacto inflacionario y que gane estabilidad cambiaria, pero si Nicolás Maduro va a unas elecciones medianamente competitivas el gasto podría desbordarse.


Víctor Salmerón


Gerentesis flexibilización de las sanciones en Venezuela

Imagen de Arek Socha en Pixabay


Gracias a la flexibilización de las sanciones Nicolás Maduro tendrá más ingresos y podrá aumentar el gasto antes de las elecciones presidenciales, previstas para el segundo semestre de 2024. El bombeo de dinero, dependiendo del monto y la manera en que fluya, tendrá un mayor o menor efecto sobre la inflación y la cotización del dólar.


Técnicos del Banco Central explican que con el mayor ingreso de dólares, gracias a la flexibilización de las sanciones sobre el negocio petrolero, el gobierno tendrá margen de maniobra para gastar sin acelerar en gran medida la inflación o disparar al dólar.


Actualmente parte del gasto del gobierno se cubre con bolívares que crea el Banco Central y cuando este dinero ingresa a la economía crea presión inflacionaria porque se traduce en más bolívares detrás de pocos productos, o en un incremento de la demanda de dólares que impulsa el tipo de cambio.


Una vez el gobierno tenga más dólares en la caja podrá disminuir la cantidad de bolívares que crea el Banco Central y pagarles a sus proveedores en dólares, con lo que el gasto no se traduciría en mayor demanda de divisas.


Además, podrá vender más dólares en el mercado cambiario a fin contener al tipo de cambio y obtener bolívares para pagar parte de los sueldos, pensiones o bonos.


De esta forma, consideran en el Banco Central, habría un efecto inflacionario menos intenso porque no se estaría emitiendo más dinero, los bolívares, en este caso, ya están en la economía depositados en cuentas de la banca pública y privada.


La caja

El giro de Washington permitirá que el gobierno venda el petróleo a precios de mercado, sin el descuento de 30% que sufre actualmente para evadir las sanciones y además dirigir a Estados Unidos o Europa parte de los barriles que envía a Asia.


La flexibilización, de acuerdo a lo expresado por las autoridades de Estados Unidos, es por seis meses y la renovación está sujeta a que haya mejoras en las condiciones electorales.


La consultora Síntesis Financiera considera que los barriles vendidos sin descuento aumentarán gradualmente y “esto implica ingresos adicionales por 1.400 millones de dólares en los primeros seis meses” y otros 1.900 millones si se renueva la licencia.


“Este sería el costo de oportunidad en el que incurriría el gobierno en caso de incumplir los acuerdos políticos” indica la consultora.


Hermes Pérez, profesor de la Universidad Metropolitana y quien formó parte de la gerencia de operaciones internacionales del Banco Central, considera que el descuento para evadir las sanciones se le aplica a siete de cada diez barriles exportados.


Bajo este criterio y asumiendo que el precio del petróleo venezolano y el volumen de las exportaciones se mantiene como hasta ahora, calcula que en doce meses habría un ingreso extra por el orden de 3.200 millones de dólares por el efecto de eliminar el descuento.


Tres dígitos

Si bien podría haber menos creación de bolívares por parte del Banco Central para cubrir gasto del gobierno, el elemento que los economistas destacan al explicar la inflación, los precios seguirán aumentando a un ritmo elevado.


Este año puede servir de muestra. El gobierno mantuvo cortas las riendas del gasto y el Banco Central redujo la emisión de dinero, no obstante, los precios aumentarán tres dígitos y Venezuela seguirá en la lista de los países con más inflación en el mundo.


El Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) señala en su último informe que aparte de la emisión de dinero hay otros elementos que inciden en la inflación, como el aumento en el precio de los productos importados, la depreciación de la moneda y la inercia.


Supeditados a sus expectativas y condicionados por contratos, las empresas, sindicatos, trabajadores, tienden a ajustar sus precios hoy previendo que todos los valores aumentarán en el futuro. Este “componente inercial” de la inflación es relevante.


Desde este punto de vista la inflación es como un automóvil al que le cuesta frenar por la aceleración que alcanzó en el pasado y por tanto los precios siguen aumentando a tasas elevadas.


El Instituto de la UCAB proyecta que la inflación cerrará este año en 288% y el próximo año en 230%. La consultora Oikos Research contempla un escenario base en el que la inflación es de 250% en 2024.


Perspectivas económicas globales: Inflación (%)

Fuentes: IMF, 2023, World Bank, IIES-UCAB, 2023.


En dólares

En buena medida el dólar desplazó al bolívar y se emplea para pagar en la mayoría de las transacciones, calcular los precios y ahorrar. Pero el dólar no es inmune a los desequilibrios de la economía venezolana.


La pérdida de capacidad de compra de los billetes verdinegros en Venezuela se debe, entre otras causas, a que mientras los precios escalan rápidamente la cotización del dólar sube a menor velocidad y todo apunta a que este patrón seguirá en 2024.


Por ejemplo, si un kilo de arroz hoy cuesta dos bolívares y el dólar se cotiza a dos bolívares se necesita un dólar para comprarlo. Pero si al cabo de diez meses el kilo de arroz aumenta hasta ocho bolívares y el dólar solo aumenta hasta cuatro bolívares, entonces se requieren dos dólares para comprarlo.


Oikos Research tiene como escenario base que el próximo año los precios en dólares aumentarán en un rango entre 20%-30%.


Más poder

Gracias a que contará con más dólares por vender el petróleo sin descuento y probablemente por algún aumento en la cantidad de barriles que exporta, el gobierno tendrá más dólares para ofertar en el mercado cambiario.


“Síntesis Financiera explica que la mayor oferta de divisas en el mercado formal, sea mediante intervención del Banco Central o por ventas de privados petroleros, favorecerá la agilidad cambiaria y la estabilidad del tipo de cambio”.


No obstante hay que añadir algunas piezas al rompecabezas. Hermes Pérez precisa que el gobierno ha venido utilizando al tipo de cambio como ancla, es decir, mantiene al dólar lo más estable posible para contener el alza de los precios.


Pero como los precios siguen aumentando a gran velocidad porque en la inflación intervienen múltiples factores, el dólar se convierte en un artículo barato y cuando la demanda se hace insostenible es inevitable el ajuste.


“Estamos utilizando el tipo de cambio como ancla. Si haces eso sin resolver el tema inflacionario de manera rápida, tarde o temprano vas a tener que hacer un ajuste cambiario”, dice Hermes Pérez.


Fuente: BCV cálculos Hermes Pérez


Daniel Cadenas, director de Oikos Research, explica que este año gracias a que el consumo cayó y la economía retrocedió en el primer semestre ha habido una menor demanda de dólares, pero en 2024 espera que la economía crezca en torno a 6% y por tanto que aumente la demanda.


Focus Economics agrupa las proyecciones de 19 consultoras y bancos como Oxford Economics, Moody's Analytics y UBS. El promedio de los estimados sobre el cierre del tipo de cambio oficial es de 48 bolívares por dólar este año y 124 bolívares por dólar en 2024.


Estas proyecciones fueron hechas antes de la flexibilización de las sanciones por lo que podrían ser reajustadas a la baja.


El aparato

El elemento político es clave. Si las circunstancias obligan a Nicolás Maduro a medirse en unas elecciones medianamente competitivas en las que esté en riesgo el poder es previsible que el gasto aumente más de lo previsto, que el Banco Central emita bolívares en una cantidad elevada y que la inflación y la cotización del dólar reflejen el desajuste.


Argentina puede ser un ejemplo. Sergio Massa, el candidato que cuenta con el apoyo del gobierno y es ministro de finanzas, recurrió al “plan platita”, una enorme emisión monetaria dirigida a una parte relevante de los electores y quedó en primer lugar en la primera vuelta.


Esto a pesar de que la economía argentina atraviesa una crisis sin precedentes y la inflación se ha disparado hasta los tres dígitos.


El reconocido asesor político, Jaime Durán Barba, explicó que “Massa demostró que cuando existe, el aparato puede tener una gran influencia. Tienes aparato cuando es posible regalar billones de pesos a la mitad de los electores en Argentina, eso es aparato”.


¿En qué medida Nicolás Maduro va a necesitar el aparato en 2024?


Gerentesisve@gmail.com


X: @gerentesis

X: @vsalmeron

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Regístrate en nuestra comunidad

bottom of page